Dia Internacional De La Felicidad 2023

¿Cuándo es el día Mundial de la Felicidad?

Cada 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad, una fecha simbólica proclamada por la ONU, para conmemorar la importancia que tiene la felicidad como parte integral del bienestar de todos los seres humanos.

¿Qué significa Día Internacional de la Felicidad?

La Asamblea General de la ONU decretó en la resolución 66/281 de 2012 que el 20 de marzo se celebrase el Día Internacional de la Felicidad para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

¿Cómo se celebra el día de la Felicidad?

¿Cómo celebrar el Día Internacional de la Felicidad? – Como sabemos, la felicidad es un sentimiento individual, que se manifiesta de distintas formas en cada persona, sin embargo, no deja de ser una fuerte sensación de plenitud, que en un momento determinado abraza a todos los seres humanos por igual. Para celebrar el Día Internacional de la Felicidad, se pueden llevar a cabo una serie de acciones personales y colectivas que contribuyan para hacer de este día, una fecha muy especial.

  • Sal y practica algún tipo de deporte : Se sabe que la práctica del deporte es una excelente manera de liberar endorfinas, que una vez activadas producen una grata sensación de placer y bienestar.
  • Sube tu autoestima : Aprovecha este día para hacer algo que te guste o simplemente introducir algo nuevo en tu vida, como por ejemplo un cambio de look que mejore tu apariencia y tu autoestima.
  • Disfrutar en compañía de gente positiva : Cuando estamos rodeados de personas con una actitud positiva ante la vida, en cierta forma, nos contagiamos de esa misma energía. Somos capaces de ver el mundo y todo los que nos rodea de una forma diferente y nuestros deseos de vivir y ser felices aumenta.
  • Vivir el presente y ser agradecidos : No deja de ser importante, el hecho de aprender a agradecer por todo lo que se disfruta en el presente. Preocuparse por lo que pasó o lo que pasará, nos quita mucho tiempo y no permite que disfrutemos las bondades del día a día.
  • Aprender a perdonar : El aprender a perdonar los errores de los demás y los nuestros, es una manera sana de vivir. Cuando perdonamos podemos sentir en nuestro interior gozo y satisfacción y las cargas se hacen menos pesadas. Nos ayuda a ser más felices.

El Día Internacional de la Felicidad es una fecha que invita a celebrar. Es una oportunidad maravillosa para agradecer, sonreír, soñar y creer que un mejor mañana es posible para todos. Así que ya sabes, el próximo 20 de marzo es el día ideal para abrazarse, sonreír y ser feliz y también para compartir tus experiencias y vivencias de ese día tan especial a través de las redes sociales con el hashtag #DiaInternacionaldelaFelicidad,

¿Qué se celebra el 21 de marzo del 2023?

Antecedentes. El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial se celebra el 21 de marzo de cada año.

¿Qué es la Felicidad para la OMS?

La felicidad es contagiosa y genera salud mental La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como ‘ un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades ‘.

¿Cuál es el derecho a la Felicidad?

En junio de 2012, la Asamblea General de Naciones Unidas aprueba la resolución 66/281 proclamando el día 20 de marzo como “Día Internacional de la Felicidad”. Hay una receta para ser feliz? El estudio de la Escuela de Desarrollo de Adultos de la Universidad de Harvard arrojaba un resultado claro y contundente: no importa tu edad, ni la clase social a la que pertenezcas, la época en la que vivas, los conocimientos adquiridos, no importa lo que tengas, tus posesiones, tu dinero ni tampoco importa que careces o deseas.

Importa sí – y mucho – gozar de relaciones humanas saludables y constructivas. Esa es la clave de la felicidad. El Dr. Facundo Manes habla de la importancia de los lazos sociales para alcanzar la felicidad y de la evidencia científica sobre el impacto que la misma tiene sobre la salud de las personas. En Japón hablan de Ikigai, palabra que no tendría una traducción exacta al español, pero significa algo así como “la razón de vivir” o “la razón de ser”, como secreto para una vida larga y feliz.

En Oriente el concepto tiene desde ya un valor superlativo. Ha sostenido el Dalai Lama, líder del Budismo Tibetano que “.básicamente, todos los seres humanos somos iguales, buscamos la felicidad y tratamos de evitar el sufrimiento” y que “.todos los seres sensibles – tanto humanos como animales – tienen el derecho de buscar la felicidad y de vivir en paz” Bután, país budista situado en la cordillera de los Himalayas, apostó por utilizar otra forma de medir la riqueza: el FIB (Felicidad Interna Bruta), indicador que define la calidad de vida en términos más holísticos y sicológicos que el Producto Interno Bruto (PIB) basado en términos económicos.

Para los budistas la felicidad es un estado mental que va más allá de conseguir un nivel óptimo de consumo material, de riqueza o estabilidad económica. Según sus creencias todos los seres humanos tienen un mismo deseo: encontrar la felicidad y evitar el sufrimiento, pero muy pocos conocen sus verdaderas causas.

Señalan que si las personas desean disfrutar de la felicidad duradera, deben adquirir y mantener una experiencia especial de paz interior. La única manera de conseguirlo es adiestrar la mente con la práctica espiritual para reducir de manera gradual los estados mentales negativos y sustituirlos por mentes apacibles.

  1. The World Happiness Report de 2017 – informe sobre la felicidad de Naciones Unidas – coloca a los países nórdicos en la cima del ranking y a los africanos en lo más bajo del mismo.
  2. Parecería entonces que el mejor status económico de una nación influiría sobre su felicidad.
  3. El informe considera – entre otras cosas- las relaciones sociales, la expectativa de vida, el PBI per cápita, la libertad para realizar opciones de vida, la generosidad y la ausencia de corrupción o deslealtades en el gobierno y empresas.

Existe entonces un derecho natural a la felicidad? Claro que sí. Cada individuo tiene derecho a ser feliz, o al menos a buscar la felicidad. Es un derecho humano fundamental. La Declaración de Derechos de Virginia, de 1776 es considerada la primera declaración de derechos humanos moderna de la historia, aunque tiene un importante antecedente en la Carta Magna de Derechos Inglesa, siendo el antecedente de la Constitución Americana.

En su artículo primero, dispuso: “Que todos los hombres son por naturaleza igualmente libres e independientes y tienen ciertos derechos innatos, de los que, cuando entran en estado de sociedad, no pueden privar o desposeer a su posteridad por ningún pacto, a saber: el goce de la vida y de la libertad, con los medios de adquirir y poseer la propiedad y de buscar y obtener la felicidad y la seguridad.” Días después – un 4 de julio de 1776 – el derecho a la búsqueda de la felicidad, es proclamado en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.- El producto jurídico más importante de la Revolución Francesa de 1789 fue la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (se aprobó el 26 de agosto de 1789), la cual en su preámbulo alude también a la felicidad como objeto de la nación.- En algunos países se encuentra reconocido expresamente y resulta ser un derecho constitucional.

En Brasil, el Senado aprobó en 2011, una enmienda para incluir en la Constitución dicho derecho, la “Emenda Constitucional da Felicidade” refiriéndose a los derechos sociales resaltando su índole, importancia y gravitación para lograr la felicidad. El mismo reza: “Son derechos sociales esenciales la búsqueda de la felicidad” Pero la alegría no es solo brasilera El preámbulo de la Constitución Nacional Argentina llama a promover el “bienestar general” como objeto del estado nacional, poniendo a la felicidad colectiva como norte de nuestra entonces muy joven nación.

  • Ahora bien, pensar que es posible obtener la felicidad por imperio de la ley es francamente ingenuo, propio de un idealista como yo, un mero anhelo, un deseo.
  • Nuestro ordenamiento jurídico contiene innumerables normas programáticas que importan lineamientos a seguir o expresiones de deseos que resultan a veces muy difíciles de concretar.

Lo que resulta claro es que las políticas públicas de los gobiernos de turno -independientemente del color político – deben tener un enfoque claro en tal sentido: la búsqueda del bienestar general como reza nuestro preámbulo y de la felicidad particular de cada habitante.

Este derecho a nivel individual puede cruzar horizontalmente todos los aspectos de la vida y teñir de color a los demás derechos individuales(decisiones personales y familiares, económicas, laborales y recreativas) en fin, son innumerables la cantidad de situaciones que pueden ser resueltas desde este enfoque.- Hoy en los ambientes de trabajo se habla de una tendencia impulsada por lo que se llama Consultoría de Felicidad que mide el bienestar de las personas en las empresas y procuran mejorar los índices en tal sentido.

Por todo ello, es necesario instalar en nuestros días el propósito general de la búsqueda de la felicidad y el reconocimiento del derecho a la misma como fin de todos y cada uno de nosotros. Alguien sostuvo: “You may say I´m a dreamer but I´m not the only one”

¿Quién inventó el Día Internacional de la Felicidad?

La Asamblea General de las Naciones Unidas el 28 de junio de 2012 mediante su resolución A/RES/66/281, decretó el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, con el objetivo de reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su

¿Quién creó el día de la Alegría?

– Frases de alegría –

El 1 de agosto se celebra el Día Mundial de la Alegría, que fue instaurado en 2010 por iniciativa del colombiano Alfonso Becerra en un Congreso de Gestión Cultural celebrado en Chile. En un principio, esta fecha fue conmemorada en, al menos, catorce países del mundo, incluidos Chile, Brasil y Argentina, entre otros, aunque hay que decir que hoy en día se celebra universalmente.

¿Qué pasa en marzo de 2023?

1 de marzo : Día Mundial para la cero Discriminación.8 de marzo : Día internacional de la Mujer.18 de marzo : Aniversario de la Expropiación Petrolera de 1938.20 de marzo : Día Internacional de la Felicidad.

¿Qué beneficios trae la felicidad?

»La felicidad nos permite lograr un equilibrio entre la salud corporal, mental y social. »El cerebro trabaja mejor. »Mejora nuestro sistema inmune, al aumentar los linfocitos y ciertas inmunoglobulinas, lo que permite que nos enfermemos menos.

¿Qué es lo que provoca la felicidad?

Hormona de la felicidad: dopamina – La primera hormona de la felicidad de este cóctel es la dopamina. Esta sustancia química está relacionada con la motivación y con el sistema de recompensa. Por eso nos hace ser competitivos, defendernos ante algún peligro y nos ayuda a cumplir objetivos.

  1. Además, nuestro cerebro libera dopamina cuando nos encontramos con una recompensa de forma inesperada.
  2. En cambio, si esperamos un premio y este no ocurre, descienden los niveles de esta sustancia química de la felicidad.
  3. En resumen, las principales funciones de esta hormona de la felicidad son: aumentar la frecuencia y presión cardíaca, regular la atención, el sueño y la actividad motora.

Hay varias enfermedades del sistema nervioso asociadas con disfunciones del sistema de dopamina. Una de ellas es la enfermedad de Parkinson, la cual es causada por una pérdida de neuronas secretoras de dopamina en un área del cerebro medio llamada sustancia negra.

¿Quién es el hombre más feliz del mundo?

– Enhorabuena por su nuevo libro. Gracias. Creo que va a ser el último. No se trata de sacar libros por sacarlos, tiene que haber siempre una razón para ello. En mis libros anteriores había siempre un motivo. Con este último he querido dar testimonio de lo que ha sido muy vida.

  • Y después, se acabó.
  • ¿Por qué dice que va a ser el último? Seguro que aún le quedan cosas que contar.
  • Ya he dedicado libros, entre otras cosas, a la felicidad, a la causa a favor de otras especies animales y al altruismo, asunto este último que es el que más me toca el corazón.
  • Mi libro sobre el altruismo me llevó cinco años de sólidas investigaciones, tanto que casi acabé con síndrome post-altruista.
You might be interested:  Cuando Es Pascuas En Argentina 2023

Ahora tengo 76 años y mi aspiración primera era traducir algunos textos. Ahora estoy trabajando en una traducción de 800 páginas del tibetano al inglés y al francés, y eso me mantiene bastante ocupado. Usted vive bastante apartado del mundo, pasa mucho tiempo en la localidad tibetana de Namobuddha.

¿Cómo se ve el mundo desde la distancia? Bueno, no siempre estoy en la distancia, hay ocasiones en las que estoy completamente metido en el mundo. Hace 21 años, por ejemplo, empecé un proyecto humanitario con los royalties de mis libros que ahora, evidentemente, no depende sólo de mí, porque si no tendría que escribir un libro a la semana.

Con ese proyecto ayudamos cada año a 400.000 personas en India y en Nepal, especialmente a personas en situación de pobreza extrema, muchas de ellas mujeres, y estoy plenamente involucrado en ese proyecto. Así que a veces me veo envuelto en un torbellino, yendo de aquí para allá, asistiendo a reuniones.

  1. Esa realmente no es mi vida, pero en cualquier caso estoy bastante conectado con el mundo.
  2. Pero cuando estoy en mi pueblo de Nepal o aquí, en el bosque de Dordoña junto a mi madre de 100 años, cuando estoy en contacto con la naturaleza, todo ese torbellino se para.
  3. Lo natural para mí es estar en un lugar tranquilo haciendo mis ejercicios espirituales y mis traducciones.

Pero cuando me tengo que comprometer y entrar en el torbellino, también lo hago. Tiene 76 años, pero en sus memorias afirma que nació cuando tenía 21. Así es. Uno nace cuando le encuentra un sentido a su vida. Uno de los principales dilemas de muchos adolescentes es decidir qué pueden hacer en esta vida que realmente tenga sentido y que les apasione, algo que se vean haciendo en los próximos 20 años.

  1. Cuando yo miro hacia atrás, me digo: “Bien hecho”.
  2. Encontrar un sentido a la vida, una dirección, es crucial para los jóvenes, y es por eso por lo que con frecuencia están desorientados y prueban varias cosas.
  3. Yo no sabía lo que quería realmente.
  4. Pero cuando lo tuve claro, fui a por ello.
  5. Ese fue el principio del viaje.

¿Cuál es la mayor lección que ha aprendido en sus 76 años de vida? Una de las cosas que he aprendido es que subestimamos la enorme capacidad que tiene la mente de cambiar, de hacernos mejores personas. No nacemos sabiendo leer, escribir, jugar al ajedrez o montar en bicicleta, todo lo aprendemos.

Pero no sé por qué extraña razón pensamos que no podemos cambiarnos a nosotros mismos, que somos por naturaleza como somos, que nuestra personalidad es la que es y que no se puede modificar. Pero no es así, podemos cambiar, podemos potenciar algunas capacidades. Así que, ¿por qué no impulsar el altruismo, la compasión, la paz y la libertad? Todas esas capacidades se pueden potenciar.

De hecho, no hacerlo sería contrario a la naturaleza, y por eso seguramente las subestimamos. ¿Me lo explica? Muchas veces cometemos el error de pensar que es más fácil ser feliz en un rinconcito, en nuestra propia burbujita, que aunque no se tenga nada en contra de los demás, no es tarea de uno ocuparse de los otros.

Sin embargo, ahora sabemos muy bien que estamos profundamente interconectados. Así que perseguir la propia felicidad no funciona, es una situación perdedora en la que hacemos desgraciada nuestra vida y la de los demás. Pero si somos agradables, compasivos, amables, de buen corazón, preocupados por los problemas globales, si realmente estamos dispuestos a hacer todo lo posible para participar juntos en un mundo mejor, a cooperar, es muy gratificante para uno mismo y, por supuesto, es bueno para los demás, así que es una situación totalmente ganadora.

Creo que la gran lección y la más útil que he aprendido en mi vida es saber que el altruismo, la compasión y la amabilidad es el mejor modo de satisfacer el bienestar propio y el de los demás. Usted estudió genética, y sabe bien que tenemos limitaciones biológicas.

Sí, hay límites, pero dentro de esos límites hay un gran margen de maniobra. Si se trata de nadar 100 metros a estilo libre en 5 segundos, seguramente nunca lo conseguiremos, a menos que sea a través de una gran mutación genética. Pero, ¿por qué no se puede ser más amable, más altruista? Ese un estado mental cualitativo, no cuantitativo, es un estado mental que puede hacerse más y más profundo, se puede llegar a un punto en el que no excluyas a nadie de tu corazón.

Eso no significa que vayas a cambiar el mundo cuando te despiertes por la mañana, pero al menos que no vas a excluir a nadie. En ese tipo de capacidades no hay limitaciones físicas como las hay en saltar y correr. ¿Deberían enseñarse en los colegios esas capacidades? Sí, por supuesto, pero de manera muy secular, sin que tenga nada que ver con la espiritualidad o con la religión.

Una vez escuché que se había hecho una encuesta de opinión entre jóvenes de entre 15 y 25 años de todo el mundo a los que se había preguntado: “¿Crees que existen unos valores universales?”. Me sorprendió mucho que alrededor del 65% dijo que no, y pensé que quizás era porque los jóvenes paquistaníes pensaron que se les estaba preguntando por los valores occidentales; los chinos, por los valores democráticos.

Pero creo que si se hubiera preguntado a todos esos jóvenes si consideran que la honestidad, la amistad, la amabilidad, la generosidad y la solidaridad son valores universales, habría dicho mayoritariamente que sí. Creo que estaría bien una educación que, sin ser moralista, ayude a ver lo importante que es desarrollar esos valores humanos.

  • ¿Se trata de desarrollar la inteligencia emocional? Sí.
  • Sabemos desde hace tiempo que la inteligencia emocional es un mejor vaticinador del tipo de vida que va a tener una persona que su coeficiente intelectual.
  • Y la inteligencia emocional se basa en la relación con los demás, en ser buena persona.
  • A los niños hoy se les enseña disciplina, la importancia de trabajar duro, a resolver problemas matemáticos y de otro tipo y a asimilar la mayor cantidad de información posible.

Todo eso es bueno y necesario. Pero no se hace mucho para ayudarles a convertirse en mejores personas, a desarrollar esos valores y a tener un sentido de responsabilidad global. Y sin esos valores humanos básicos, la persona tendrá una vida difícil y también se la hará difícil a quienes le rodean.

  1. ¿El secreto de la felicidad consiste quizás pensar en los demás y no en uno mismo? Bueno, no se trata de sacrificarse.
  2. Pero creo que no se puede conseguir la felicidad a costa de ignorar a los demás o, lo que es aún peor, de hacer sufrir a otros.
  3. Se trata de entender que si uno desea ser feliz, todas las demás personas también lo desean, y que la felicidad de uno se puede lograr a través y con la felicidad de los demás.

Ahí entra en juego el sentido de una humanidad común, de una sensibilidad común, incluso con otras especies, y de que pertenecemos a la gran familia de la Tierra. Esa idea creo que es la mejor manera también de encontrar la felicidad y no, no es un sacrificio.

Usted, ¿nunca siente odio? No, me parece que no. A veces sí que siento indignación, la siento por ejemplo ante la opresión de algunas minorías, ante las cosas terribles que pasan en distintas partes del mundo contra algunos grupos étnicos, la siento ante lo que ocurre ahora en Ucrania. Pero ninguna de esas situaciones se resuelve con odio; se resuelven con compasión y remediando la causa del sufrimiento, no matando a los que se supone que son los malos.

Si no, sería como ese dictador latinoamericano que decía que amaba la paz y que debía eliminar a todos los que estaban en contra de ella. Dice en su libro que durante su vida ha visto cosas que no tienen explicación científica: maestros espirituales que han logrado leer su mente; personas cuyos cuerpos, después de morir, han permanecido intactos y en posición sentada durante un largo período de tiempo.

¿Cómo se lo explica? Yo tengo conocimientos científicos y hablo mucho con mis amigos científicos. Sé cuáles son los criterios para el conocimiento científico y las cosas a las que se refiere no se pueden estudiar reproduciéndolas en un laboratorio. Yo no estoy haciendo ningún tipo de propaganda sobre esas cosas que he presenciado y para las que soy consciente de que no existe una explicación científica, pero al escribir este libro decidí que no importaba lo que la gente pudiera pensar y me he limitado a contar lo que había visto.

Se trata de cosas para las que no tengo explicación. Pero déjeme decirle que cuando vi lo que vi yo no estaba puesto de LSD, yo ni siquiera he fumado un cigarrillo en mi vida. No trato de convencer a nadie, sólo cuento lo que presencié. Ha hecho muchas veces de traductor del Dalai Lama.

¿Qué es lo que más le impresiona de él? El Dalai Lama es alguien que presta la misma atención a cualquier ser humano, sea quien sea. Es un jefe de estado pero cuando está por ejemplo en un hotel, se para a hablar con la persona que limpia su habitación. Como él mismo ha dicho, en esas ocasiones es sólo un ser humano hablando con otro ser humano.

Su humildad es impresionante, es alguien que se preocupa genuinamente por todos los seres humanos, sin discriminación de ningún tipo. ¿Y qué opina usted del papa Francisco? Todo el mundo dice que es una persona muy simple, y eso me hace muy feliz. Mi amigo el neurocientífico Wolf Singer, con quien escribí el libro “Cerebro y Meditación”, fue invitado al Vaticano para una conferencia científica.

  1. Me contó que por la mañana, cuando fue a desayunar, se encontró al Papa haciendo la cola, como todos los demás.
  2. Pero lo más importante para mí es su genuina preocupación por los pobres, por los inmigrantes y por los que son dejados atrás a causa de las desigualdades del mundo.
  3. Creo que el papa Francisco es refrescante.

Tengo entendido que tiene problemas graves para resolver las finanzas del Vaticano y otros problemas que llevan mucho tiempo en el sistema y que está encontrando resistencias, pero que lo está intentando con ahínco. Si no hubiera descubierto el budismo, ¿cómo sería su vida? Ya sabe que estudié Biología Molecular, y habría investigado en ese campo.

Yo en primer lugar quería ser médico, pero mi padre me dijo que la biología era más interesante y, por una vez, le hice caso. Pero me arrepiento de no haber estudiado medicina porque cuando haces proyectos, es más útil ser doctor que genetista. Tengo amigos que estudiaron conmigo y que ahora tienen su propio laboratorio.

No sé qué éxito habría tenido, pero habría seguido con la biología. Sé que no le gusta que digan que es el hombre más feliz del mundo, pero. No es que no me guste, es que es una tontería. Piénselo por un segundo: hay 8.000 seres humanos en el mundo, ¿cómo se puede saber lo felices que son todos ellos? Es imposible.

Pero su grado de felicidad fue objeto de un estudio científico, ¿no? Lo que ese estudio encontró es que yo y otras personas que llevan haciendo meditación desde hace tiempo activamos ciertas áreas del cerebro, conectadas con frecuencias como la frecuencia gamma, en un grado mucho mayor de lo que la neurociencia pensaba.

Pero ese estudio comparaba a unas 40 personas que practican la meditación con unos pocos centenares de personas que no la practican. Además, en el cerebro no existe un área de la felicidad. Lo de que yo soy el hombre más feliz del mundo lo dijo un periodista británico y la historia se hizo viral.

¿Pero usted es profundamente feliz o no? Sí, soy muy feliz, pero hay otras muchas personas que también lo son y además no sé cómo se puede medir la felicidad. Pero sí, soy feliz. He tenido la inmensa fortuna de vivir la vida que he vivido, de conocer a la gente que he conocido, de beneficiarme de la sabiduría de varias personas, de no haber malgastado en exceso mi tiempo.

Si muriera hoy estaría absolutamente encantado. Por supuesto que lo podría haber hecho mejor, pero no lo he hecho mal. ¿Cómo le gustaría ser recordado el día de mañana? Me da igual ser recordado o no. Pero si tuviera que quedarme con algo, me gustaría que la gente recordara que lo mejor que podemos hacer es transformarnos a nosotros y, de ese modo, transformar el mundo en un lugar mejor; ser mejores personas y ayudar al mundo y a los demás.

You might be interested:  Fecha De Cobro Progresar Febrero 2023

¿Qué dice la ética sobre la felicidad?

Introducción Científicos e investigadores de las más diversas disciplinas aportan hoy día datos sobre la consecución de la felicidad como aspiración genuinamente humana. Hay quienes aseguran que el hemisferio izquierdo del cerebro tiene cierta responsabilidad en las emociones positivas.

  1. Se plantea que determinados circuitos cerebrales están asociados a los estados de satisfacción.
  2. Y no faltan personas hábiles que lanzan al mercado nuevos medicamentos que presuntamente hacen felices a las personas como por arte de magia.
  3. Si se admite que la felicidad es el estado de bienestar ante la posesión de un bien se comprenderá por qué fue objeto de reflexión por los pensadores desde la más remota antigüedad.

Fue Aristóteles quien explicó que todos los hombres aspiran a la felicidad. Este filósofo se preguntaba qué es preciso para que un ser humano pueda vivir feliz. Su respuesta fue breve. El hombre solo será dichoso si utiliza todas sus capacidades y posibilidades.

  • Encuestas realizadas sobre el tema arrojan como resultado tres variables seleccionadas por los cubanos como las más importantes para el logro de la felicidad.
  • Ellas son: tener buena salud, vivir en armonía con la familia y hacer el bien a los demás.
  • 1) Relacionada con la predisposición psicológica, con circunstancias externas y con las etapas del ciclo vital que atraviesa el ser humano, la mayor parte de los autores coinciden en afirmar que la felicidad es un proceso y no una meta.

Según especialistas el quid de la cuestión reside en variar ciertos puntos de vista según los cuales son más felices quienes sienten que este sentimiento depende de su contribución a la vida y no de lo que pasivamente reciban de ésta. De este modo, la felicidad posee una dimensión ética que se relaciona con el logro de la satisfacción moral, la libre aceptación de un ideal elevado que proporcione dignidad, honestidad y el hecho de tener la “conciencia limpia” en todos nuestros actos.

En el pensamiento de José Martí encontramos importantes claves para enfrentar el enorme reto que supone ser felices a la entrada del nuevo milenio. Si bien las situaciones no varían con un simple cambio de fecha en el almanaque, sí se pueden modificar con una transformación de los presupuestos éticos que acompañen a una actitud responsable ante la realidad.

El pensamiento martiano está orientado en gran medida a los valores y atributos morales a partir de los cuales el hombre, producto supremo de la naturaleza, puede transformar su entorno y modificar al mismo tiempo su mundo interior. Toda la obra del Apóstol es un reconocimiento al poder del ser humano que ” desaloja las montañas y se pone en lugar de ellas.” (2) La necesidad de humanizar el progreso científico y tecnológico y con él reconsiderar las nociones sobre la felicidad, el sentido de la vida y la relación con la naturaleza, constituye una emergencia inaplazable.

El conocimiento científico no siempre va acompañado de la correspondiente conducta ética como brújula para preservar los valores más preciados por el hombre. Por esta razón, volver una vez más sobre Martí deja de ser un ejercicio meramente académico para tornarse en componente esencial del mundo moral del cubano de hoy.

En este trabajo abordamos el estudio de la relación entre felicidad y ética en el pensamiento martiano a partir de tres dimensiones. Su objetivo es argumentar el vínculo entre ambos componentes que contribuye a fortalecer la movilización humana dirigida a un cambio de actitud en las condiciones de la contemporaneidad.I.- Primera dimensión: la utilidad de la virtud.

En Ismaelillo, tributo inigualable al hijo amado, José martí expresó su fe en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud. ¿Qué valores son más preciados para José Martí? Difícil es establecerlos en el orden de importancia que les atribuyó el Maestro, quien fuera el mismo tiempo cultivador en la práctica de las mejores virtudes.

Al decir que “El hombre es una forma perfeccionada de la vida” concedía particular relevancia a la posibilidad de potenciar los méritos como instrumento para acrisolar la espiritualidad. (3) Sus cartas a María Mantilla son una elocuente muestra del peso concedido a lar virtudes morales por encima de los valores materiales.

  1. Cuando insiste en que quien lleva mucho dentro necesita poco fuera, pone de relieve lo que en la modernidad fue definido por el eminente filósofo Eric Fromm como la dicotomía entre la ética del ser y la ética del tener.
  2. Pero este análisis sería trivial sino tenemos en cuenta las condiciones que hoy día propician objetivamente el reforzamiento de la ética del tener.

La humanidad se halla actualmente en una gran encrucijada. El diseño de la modernidad inaugurado por el modo de producción capitalista estructuró un nuevo paradigma que resulta ser irracional en lo económico, individualista en lo ético, injusto en lo social, intolerante en lo cultural y excluyente en lo político.

Si bien todas las sociedades tienen que satisfacer uno grupo de necesidades para poder subsistir, solo en el capitalismo el mercado se convierte en objetivo de la economía, en factor jerarquizador de las restantes relaciones sociales. El fin de la mercancía es, por tanto, crear necesidades ampliadas de consumo de nuevas y más mercancías.

Su propósito no es la felicidad del ser humano por sí misma, si no la maximización de la ganancia. Ello se realiza con el fomento artificial de nuevas pretensiones, creando el objeto, el modo y el instinto del consumo. Y es en este aspecto donde decrece el mundo espiritual del individuo para incorporarse al impulso irrefrenable del consumismo.

  • Es decir, al patrón según el cual tanto tienes, tanto vales.
  • El pensamiento martiano constituye una propuesta alternativa a un modelo que ya en su tiempo mostraba la supremacía de la economía sobre las restantes esferas de la vida social.
  • Por ello Martí no se limitó a estructurar su concepción sobre la emancipación respecto al viejo arquetipo de dominación colonial, si no que propuso crear una República sobre bases más humanas y democráticas.

Sin haber legado un texto específico sobre las nociones éticas, José Martí argumentó a todo lo largo de su obra el valor de la misma en la conducta humana. Para el Maestro la ética no era solo un conjunto de hechos o acciones separadas, si no más que todo una concepción integral de la vida que orienta los comportamientos y ayuda en la elección de opciones.

Los más acuciosos investigadores de la obra martiana nos recuerdan que en Martí se produce una breve, pero enérgica trayectoria que ya había sido iniciada en el Seminario de San Carlos por el presbítero José Agustín Caballero, enriquecida por el padre Félix Varela y elevada a nociones supremas por José de la Luz y Caballero.

Se trata de la tradición del saber como ayuda, el progreso como instrumento hacia la justicia con lo cual se fundaba progresivamente un proyecto de modernidad sobre nuevos presupuestos éticos (4) Y en este ideal el hombre halla su perfección en la entrega a una causa que lo trasciende como individuo.

  • Conceptos morales como el bien, la justicia, la honestidad, la felicidad, el sufrimiento y otros, están presentes en su obra.
  • Si acertó con cada reflexión se debe básicamente a los preceptos éticos en los cuales se sostuvieron su vida y su quehacer los cuales colocó al servicio de la patria.
  • El sentido que confirió Martí a la ética posee la carga social y política que le aportó el haber sido un intelectual con proyectos fundacionales de crear una República “con todos y para el bien de todos”.

Su humanismo, por tanto, no tiene el sentido abstracto y estéril que adquiere en otros pensadores. Constituye un proyecto abarcador de lograr, sobre la piedra angular de la justicia, un propósito emancipador que barriera totalmente los estigmas de la sociedad que combatió.

Es decir, la injusticia, la discriminación y la inequidad como profundas causas de la infelicidad de los hombres. Enlazar múltiples temas bajo la égida de la moral fue el sentido principal de la obra martiana y tal vez en ello se encuentra su mensaje más novedoso y el mejor antídoto contra la desesperanza y la inacción.

El ser humano es para José Martí el creador de sí mismo y de cuanto le rodea. “El hombre, descontento de lo que ve, aspira a hacerlo más bello” (5) Quizás por ello observamos en su pensamiento diferentes magnitudes de la ética: una que concierne al ámbito de los valores personales, al mundo interior del ser humano, y la otra que se manifiesta en la proyección externa del individuo y que está muy relacionada con la primera.

  1. La elección de una línea ética en particular nos ayuda a definir el sentido de nuestras vidas otorgando en el plano de la subjetividad un nuevo valor a la polémica categoría felicidad que abre hoy día nuevas interrogantes acerca de sus contenidos y medios de realización.
  2. Al respecto expresó Martí: “Feliz es el que pensó lo bello, sintió lo grande, amó a mujer, sirvió a la patria, habló su lengua, escribió un libro, y con pasadas soledades recuerda a los que leen las propias, y con presentes dichas enamora y canta agradecido la buena forma y buen empleo de la existencia.” (6) Virtuoso es, por tanto, el que comprende las causas que conducen a la felicidad y las relaciona con la independencia y la dignidad del ser humano.

Pero ella tampoco es fruto del azar, sino del trabajo y la entereza personales, del equilibrio de los mejores atributos de quien sirve a los demás antes que a sí mismo. Es solo aparente la felicidad egoísta, la de quienes desoyen las necesidades de “sus hermanos en la tierra” y “se ocupan en exceso de sí propios”.

  1. Para Martí existe un nexo indisoluble entre los motivos sociales y los personales.
  2. Procurar la felicidad universal es la mejor manera de alcanzar la privada.
  3. Para el Maestro, no obstante, la felicidad no es una existencia sin problemas.
  4. Incluso al valorar el dolor inevitable, Martí lo considera en su sentido formativo como una “escuela que produce hombres”.

Por esto apunta: “como si el dolor fuera alguna vez inútil”. (7) Pero también el dolor es musa y espuela del genio y en la naturaleza, dolor y placer los considera en equilibrada proporción. II.- Segunda dimensión: la naturaleza, de la que formamos parte.

  1. Todos los elementos de la realidad son parte de la naturaleza en la concepción martiana.
  2. Su visión acerca de la misma, no obstante, toma distancia con relación al naturalismo como perspectiva simplificadora que pretende reducir a su origen natural todos los fenómenos de la realidad.
  3. Tampoco existe en Martí una concepción antropológica del ser humano.

Martí no intenta explicar todo cuanto ocurre a partir de las leyes de la naturaleza. La reconoce como origen de la vida, la respeta como principio integrador del universo y a la vez como fuente del sustento vital. Conoce que en ella convergen los más variados elementos de la existencia.

“¿Qué es la naturaleza? El pino agreste, el viejo roble, el bravo mar, los ríos que van al mar como a la eternidad vamos los hombres: la Naturaleza es el rayo de luz que penetra en las nubes y se hace arco iris; el espíritu humano que se acerca y eleva con las (ilegibles) nubes del alma, y se hace bienaventurado.

Naturaleza es todo lo que existe” (8) La naturaleza es para Martí no solo entorno y fuente de riquezas. En ella el individuo despliega todas sus potencialidades y desarrolla sus mejores virtudes: “La naturaleza inspira, cura, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre.

  1. Y el hombre no se halla completo, ni se revela a sí mismo, ni ve lo invisible, sino en su íntima relación con la naturaleza.” (9) El ser humano forma parte de la naturaleza.
  2. Insertado en ella adquiere la responsabilidad de cuidar y mantener tanto los recursos, como el imprescindible equilibrio ecológico sobre el cual ya alertó en su tiempo Martí.

Cuando se devasta el hábitat” ¡qué enojo el de la naturaleza perseguida! Se vuelve hacia el hombre y como el tigre al cazador, de un golpe de grifo lo desfibra y aplasta. Gruñe y tiende”. (10) La preservación del medio deviene de esta forma elemento inseparable de la propia condición humana, es componente ineludible del comportamiento del hombre y requisito previo para alcanzar la felicidad.

La relación entre el hombre y la naturaleza sólo es armónica allí donde el primero establece las bases de lo que hoy denominamos desarrollo sostenible. Con tal proyección realizada sobre las bases que propicia el conocimiento científico, el ser humano demostraría que en verdad es el producto supremo de la vida y que su inteligencia se encuentra al servicio de la creación y no de la destrucción.

“Esto es una ley: donde la naturaleza tiene flores, el cerebro las tiene también”. (11) Han pasado varios siglos desde que el Padre Las Casas expresó una frase acerca de Cuba que hoy llamaríamos ecológica: “Se puede andar toda por debajo de los árboles”.

  1. Ya Cristóbal Colón había descrito en sus relatos la naturaleza que encontró en la Isla.
  2. El 25 de noviembre de 1492 escribió: “Las sierras altísimas, de las cuales descendían muchas aguas liadísimas y todas las sierras llenas de pinos, y por todo aquello diversísimas y hermosísimas florestas de árboles” La propia colonización, no obstante, acarreó los primeros efectos destructivos para el medio ambiente cubano.
You might be interested:  Satélites En El Cielo Hoy 2023

En el siglo XIX, al argumentar que el ser humano forma parte de la naturaleza, Federico Engels realizó probablemente la única referencia a Cuba que hay en sus textos: “Cuando en Cuba los plantadores españoles quemaban los bosques en las laderas de las montañas, ¡poco les importaba que las lluvias torrenciales de los trópicos barriesen la capa vegetal del suelo, privada de la protección de los árboles, y no dejasen tras sí más que rocas desnudas” (12) El mensaje llevado por Fidel a la Cumbre de la Tierra en 1992 reflejó la urgencia del debate ecológico, así como la necesidad de buscar opciones que solucionen la grave crisis: “La humanidad puede aún detener e invertir el destructivo proceso de agresión contra el medio.

Cabe preguntar, sin embargo, de cuánto tiempo dispone () Representamos a la humanidad y ese deber moral, esa obligación política, esa responsabilidad excepcional e histórica, reclama decisiones, medidas concretas y un compromiso que no es posible postergar”. (13) En el pensamiento martiano encontramos importantes claves que nos remiten a la relación entre los problemas sociales y las fuerzas de la naturaleza: “Estudiar las fuerzas de la naturaleza y aprender a manejarlas, es la manera más derecha de resolver los problemas sociales”.

(14) ¿Se trató de un genial pronóstico? En efecto. Nadie como Martí conoció las capacidades del individuo, las potencialidades encerradas en el mismo. Su ojo avizor comprendió hasta dónde podía llegar su acción. En su condición de autodidacto y divulgador del progreso estuvo muy al tanto de los avances científicos.

Pero en todos los casos primó la confianza en el sentido de la armonía y su fe en la inteligencia humana. Por ello expresó: “confiar en la armonía de nuestra naturaleza y en esa constante relación de la naturaleza y el hombre, cuyo conocimiento da a la vida un nuevo sabor, y priva a la tristeza de buena parte de su veneno y de su amargura.” (15) Por el valor que atribuyó a la naturaleza estudió y divulgó los avances de la Medicina y de modo particular aquellos relacionados con la utilización de medicamentos obtenidos de forma directa de la flora lo cual reflejó su interés por las propiedades de las plantas medicinales.

De esto dejó constancia en diversas publicaciones periódicas, así como en su Diario de Cabo Haitiano a Dos Ríos. En el último plasmó evidencias no solo del impacto lírico que la campiña cubana ejerció sobre sus sentimientos, si no también anotaciones sobre remedios y propiedades de la medicina verde.

(16) III. Tercera dimensión: ética y ciencia José Martí fue testigo y cronista genial de una época en la cual el hombre comenzaba a hacerse gigante con el despliegue de la Revolución Industrial iniciada en el siglo XVIII y completada en el XIX con la Revolución en el campo de la electricidad. Por esta razón fue un precursor de los asuntos que hoy día se enmarcan dentro de las reflexiones éticas y bioéticas.

El examen que realizó de estos procesos mediante la práctica periodística sistemática le permitió aproximarse a cuestiones candentes de la contemporaneidad en el terreno de lo que llamamos en lenguaje moderno dilemas éticos. Sin pretender abarcar todo el inmenso universo martiano en este sentido podemos referirnos a aristas de su ideario ético en la práctica de la Medicina, pues Martí comprendió como nadie el que conocimiento proporcionado por las ciencias en su aspecto gnoseológico es solo una parte de los propósitos de cualquier cuerpo teórico.

El contenido ético, la orientación de sus resultados e incluso la búsqueda de los mismos, posee una connotación axiológica de la que no puede desprenderse el científico y mucho menos si se desenvuelve en el campo de la salud humana. La proyección de la ciencia para Martí debía estar presidida por la consecución de la felicidad para el ser humano, de donde se comprende que la búsqueda científica es válida solo cuando se emplea en el mejoramiento de la vida y en el alivio del dolor y el sufrimiento.

Y rechazó toda intervención de los conocimientos con el fin de interrumpir irracionalmente el curso natural y armónico de la naturaleza. Quizás por esta razón objetó la momificación de cadáveres practicada por algunas culturas: “¡La momia! El hombre no tiene derecho a convertir lo bello en feo, ni a detener el curso de la naturaleza.

  1. La momia es una usurpación.
  2. Lo más cuerdo sería dejar podrir el cuerpo () ¿Derecho y necesidad del hombre de intervenir en la naturaleza? ¿De acelerarla? ¿De contrariarla? (17) Bien debe haber comprendido el Apóstol que una vez que el ser humano se atribuye el derecho de “contrariar” o “acelerar” un hecho de por sí natural, se corre el riesgo de que esa intervención no se realice en beneficio de la humanidad.

Los avances científicos colocados al servicio de la salud humana pueden contribuir grandemente a hacer más felices a los seres humanos por la vía de la elevación e la calidad de vida, del alivio al dolor y del sufrimiento, de la cura de una dolencia o enfermedad, de la ayuda para enfrentar difíciles problemas como la muerte de un ser querido o la cercanía de la propia, la enfermedad en fase terminal, la convivencia con una dolencia crónica y otros.

En noviembre de 1881 en la publicación Opinión Nacional de Caracas, Martí celebró en una importante referencia, el notable aumento que venía produciéndose en la bibliografía médica como expresión del incremento de los conocimientos en esta esfera (18). Y en mayo del siguiente año en el propio diario apareció una reseña sobre el libro francés Los anales de la higiene.

En la nota Martí propugnó la medicina preventiva como la vía más racional para conservar la salud. Al respecto indicó: “La verdadera medicina no es la que cura, sino la que precave: la Higiene es la verdadera medicina.” (19) En todos los casos la intervención del profesional de la salud orientará a las personas no solo en sentido preventivo, si no también les ayudará a sobrellevar ciertas enfermedades mediante el conocimiento de las mismas y la ampliación, en compensación a las posibles limitaciones del paciente, de esferas de su vida espiritual.

Las capacidades conquistadas por la civilización a la entrada del tercer milenio nos confirman que el dominio ilimitado alcanzado por el hombre puede escapar a su control si no se adopta una actitud razonable y ética. El ser humano ha adquirido poder sobre la propia vida, sobre la creación de nuevas variedades de la misma e incluso ha alcanzado la posibilidad de destruir todas las formas de existencia.

Sólo una revolución ética, una transformación profunda en el pensamiento de los contemporáneos puede evitar la destrucción de la especie humana y de todas las que pueblan el planeta. José Martí nos anunció desde su tiempo los prolegómenos para realizarla aún cuando no estaban a la vista los graves conflictos actuales de la civilización.

IV.- A modo de conclusiones La felicidad posee una magnitud ética que se relaciona con el logro de la satisfacción moral en la persona, la libre aceptación de un ideal elevado que proporcione dignidad, la honestidad y la correspondencia entre los valores que hemos aceptado como orientadores de nuestra conducta y la práctica cotidiana.

Si reconocemos como válida la definición de felicidad como el estado de bienestar ante la posesión de un bien, admitiremos que el cambio de las circunstancias históricas origina necesariamente una variación en los parámetros para la consecución de la misma.

  1. En el pensamiento de José Martí encontramos importantes claves para enfrentar el enorme reto que supone ser felices a la entrada del nuevo milenio.
  2. El pensamiento martiano está orientado en gran medida a los valores y atributos morales a partir de los cuales el hombre, producto supremo de la naturaleza, puede transformar su entorno y modificar al mismo tiempo su mundo interior.

En este trabajo abordamos el estudio de la relación entre felicidad y ética en el pensamiento martiano a partir de tres dimensiones. Su objetivo es argumentar el vínculo entre ambos componentes a fin de contribuir a fortalecer la movilización humana dirigida a lograr una actitud más racional.

  • Por esta razón partimos en primer lugar del universo interior del ser humano, es decir, del valor de las virtudes ya que éstas determinan hacia dónde se orienta la proa cuando se habla de progreso.
  • En segundo lugar, abordamos el entorno en el cual se desenvuelve la acción del hombre, la naturaleza, de la que forma parte.

Por último, nos referimos a la obra cumbre donde se expresa la inteligencia del ser humano, el desarrollo científico y tecnológico destacando en el mismo algunos elementos que contribuyen a la felicidad humana por la vía de la elevación de la calidad de vida y de la atención del profesional de la salud.

La necesidad de humanizar el progreso científico y tecnológico y con él reconsiderar las nociones sobre la felicidad, el sentido de la vida y la relación con la naturaleza, constituye una emergencia inaplazable. Esta dimensión condensa en gran medida la primera y la segunda magnitud tratadas en este texto.

El conocimiento científico no siempre va acompañado de la correspondiente conducta ética como brújula para preservar los valores más preciados por el hombre. Por esta razón, volver una vez más sobre Martí deja de ser un ejercicio meramente académico para tornarse componente esencial del mundo moral del cubano de hoy.

  • Referencias bibliográficas 1.
  • Felicidad.
  • Rostros de una viajera difícil.
  • En Revista Bohemia.
  • Año 94, no.7, p.31.2.
  • Martí José.O.C., t 19,p.445 3.
  • Fragmentos.O.C., t.22, p.249 4.
  • Vitier Cintio.
  • Martí en la Universidad.
  • Editorial Félix Varela.
  • La Habana, 1997.
  • A los estudiantes universitarios.
  • Introducción 5.
  • Martí José.O.C., t.19, p.417 6._.

“Escenas mexicanas”. Revista Universal, México, 2 de septiembre de 1875, O.C., t.6, p.318 7._. “Notas”, 6 de diciembre de 1879, O.C., t.15, p.142 8._.O.C., t.19, p.364 9._. “Emerson”, La Opinión Nacional., Caracas, 19de mayo de 1882, Ibíd., t.13, p.23 10._.

“La vuelta de los héroes de la Jeannette”. La nación, Buenos Aires, 17 de abril de 1884, Ibíd., t.10, p.24.11._. La América Central. Ibíd., t.19, p.84 12. Engels Federico. El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre. OE de C. Marx y F. Engels, t II, Editorial Progreso, Moscú.13. Castro Fidel.

Discurso pronunciado en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Río de Janeiro, junio de 1992 14. Martí José. “Peter Cooper”. La Nación, Buenos Aires, 3 de junio de 1883, Ibíd., t.13, p.52.15._.O.C., t.23, p.328 16. Toledo Benedit, Josefina.

¿Qué es la felicidad según Harvard?

El psiquiatra Robert Waldinger detalla las conclusiones del estudio de Harvard, la prestigiosa casa de estudios estadounidense, sobre la felicidad.21/04/2023 07:10 a.m. La felicidad es el estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno.

¿Qué se celebra el día 3 de julio?

Una de las fechas más importantes para conmemorar en este mes es la primera vez que las mujeres ejercen su derecho al voto en México, esto se dio el 3 de julio de 1955, dicho acontecimiento es de gran importancia, pues es un logro enorme en la lucha de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, lo cual es un

¿Qué se celebra el día de hoy 24 de octubre?

Día de las Naciones Unidas, 24 de octubre El día 24 de octubre de 1945 se creó oficialmente esta organización después de que la mayoría de sus miembros fundadores ratificaran un tratado por el que se establecía este órgano mundial. En 1971, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que recomendaba que los Estados Miembros consideraran ese día como fiesta oficial.

Tradicionalmente, el 24 de octubre se ha caracterizado a lo largo del mundo por las reuniones, debates y exposiciones sobre las metas y logros de la Organización. Tradicionalmente, el Día de las Naciones Unidas se celebra con un concierto internacional en la Asamblea General. En ocasiones, se organizan eventos especiales, conectando electrónicamente la ONU con ciudades de todo el mundo.

Este día es también señalado por los mensajes que lanzan el Secretario General de las Naciones Unidas y el Presidente de la Asamblea General. A menudo, algunos canales de televisión nacionales de todo el mundo muestran un mensaje del Secretario General grabado en vídeo.

Proudly powered by WordPress | Theme: Code Blog by Crimson Themes.