Evangelio Del Domingo 12 De Febrero 2023

¿Cuál fue el Evangelio del domingo 12 de febrero del 2023?

Lectura del Día – Primera lectura Lectura del libro del Eclesiástico Sir 15, 16-21 Si tú lo quieres, puedes guardar los mandamientos; permanecer fiel a ellos es cosa tuya. El Señor ha puesto delante de ti fuego y agua; extiende la mano a lo que quieras.

  1. Delante del hombre están la muerte y la vida; le será dado lo que él escoja.
  2. Es infinita la sabiduría del Señor; es inmenso su poder y él lo ve todo.
  3. Los ojos del Señor ven con agrado a quienes lo temen; el Señor conoce todas las obras del hombre.
  4. A nadie le ha mandado ser impío y a nadie le ha dado permiso de pecar.

Segunda lectura Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1 Co 2, 6-10 Hermanos: Es cierto que a los adultos en la fe les predicamos la sabiduría, pero no la sabiduría de este mundo ni la de aquellos que dominan al mundo, los cuales van a quedar aniquilados.

  1. Por el contrario, predicamos una sabiduría divina, misteriosa, que ha permanecido oculta y que fue prevista por Dios desde antes de los siglos, para conducirnos a la gloria.
  2. Ninguno de los que dominan este mundo la conoció, porque, de haberla conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de la gloria.

Pero lo que nosotros predicamos es, como dice la Escritura, que lo que Dios ha preparado para los que lo aman, ni el ojo lo ha visto, ni el oído lo ha escuchado, ni la mente del hombre pudo siquiera haberlo imaginado. A nosotros, en cambio, Dios nos lo ha revelado por el Espíritu que conoce perfectamente todo, hasta lo más profundo de Dios.

¿Cuál fue el Evangelio del domingo 12?

Evangelio – Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 12-15 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena.

¿Cuál fue el evangelio del domingo?

Evangelio del domingo En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo.

¿Qué nos dice el Evangelio del día de hoy?

Evangelio de hoy al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol. se abrasó, y por falta de raíz se secó.

¿Cuál es el Evangelio del domingo 12 de marzo del 2023?

Evangelio del Día – Lectura del santo evangelio según san Juan Jn 4, 5-42 En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria, llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José. Ahí estaba el pozo de Jacob. Jesús, que venía cansado del camino, se sentó sin más en el brocal del pozo.

  1. Era cerca del mediodía.
  2. Entonces llegó una mujer de Samaria a sacar agua y Jesús le dijo: “Dame de beber”.
  3. Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida).
  4. La samaritana le contestó: “¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?” (Porque los judíos no tratan a los samaritanos).

Jesús le dijo: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, tú le pedirías a él, y él te daría agua viva”. La mujer le respondió: “Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua y el pozo es profundo, ¿cómo vas a darme agua viva? ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del que bebieron él, sus hijos y sus ganados?” Jesús le contestó: “El que bebe de esta agua vuelve a tener sed.

Pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed; el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un manantial capaz de dar la vida eterna”. La mujer le dijo: “Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed ni tenga que venir hasta aquí a sacarla”. Él le dijo: “Ve a llamar a tu marido y vuelve”.

La mujer le contestó: “No tengo marido”. Jesús le dijo: “Tienes razón en decir: ‘No tengo marido’. Has tenido cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad”. La mujer le dijo: “Señor, ya veo que eres profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte y ustedes dicen que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén”.

Jesús le dijo: “Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adorarán al Padre. Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos. Porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, y ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así es como el Padre quiere que se le dé culto.

Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad”. La mujer le dijo: “Ya sé que va a venir el Mesías (es decir, Cristo). Cuando venga, él nos dará razón de todo”. Jesús le dijo: “Soy yo, el que habla contigo”. En esto llegaron los discípulos y se sorprendieron de que estuviera conversando con una mujer; sin embargo, ninguno le dijo: ‘¿Qué le preguntas o de qué hablas con ella?’ Entonces la mujer dejó su cántaro, se fue al pueblo y comenzó a decir a la gente: “Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho.

  1. ¿No será éste el Mesías?” Salieron del pueblo y se pusieron en camino hacia donde él estaba.
  2. Mientras tanto, sus discípulos le insistían: “Maestro, come”.
  3. Él les dijo: “Yo tengo por comida un alimento que ustedes no conocen”.
  4. Los discípulos comentaban entre sí: “¿Le habrá traído alguien de comer?” Jesús les dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.

¿Acaso no dicen ustedes que todavía faltan cuatro meses para la siega? Pues bien, yo les digo: Levanten los ojos y contemplen los campos, que ya están dorados para la siega. Ya el segador recibe su jornal y almacena frutos para la vida eterna. De este modo se alegran por igual el sembrador y el segador.

Aquí se cumple el dicho: ‘Uno es el que siembra y otro el que cosecha’. Yo los envié a cosechar lo que no habían trabajado. Otros trabajaron y ustedes recogieron su fruto”. Muchos samaritanos de aquel poblado creyeron en Jesús por el testimonio de la mujer: ‘Me dijo todo lo que he hecho’. Cuando los samaritanos llegaron a donde él estaba, le rogaban que se quedara con ellos, y se quedó allí dos días.

Muchos más creyeron en él al oír su palabra. Y decían a la mujer: “Ya no creemos por lo que tú nos has contado, pues nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es, de veras, el salvador del mundo”.

¿Cuál es el Evangelio del domingo 12 de marzo 2023?

PAPA FRANCISCO ÁNGELUS Plaza de San Pedro Domingo, 12 de marzo de 2023 _ Queridos hermanos y hermanas, buenos días, ¡feliz domingo! Este domingo el Evangelio nos presenta uno de los encuentros más hermosos y fascinantes de Jesús, el encuentro con la samaritana (cf.

  • Jn 4,5-42).
  • Jesús y los discípulos hacen una parada junto a un pozo en Samaria.
  • Llega una mujer y Jesús le dice: «Dame de beber» (v.7).
  • Quisiera detenerme precisamente en esta expresión: Dame de beber,
  • La escena nos muestra a Jesús sediento y cansado, que se encuentra en el pozo de la samaritana en la hora más calurosa a mediodía, y como un mendigo pide algo fresco.

Es una imagen del abajamiento de Dios: Dios se abaja en Jesucristo por la redención, viene a nosotros. En Jesús, Dios se hizo uno de nosotros, se abajó; sediento como nosotros, sufre nuestra misma canícula. Contemplando esta escena, cada uno de nosotros puede decir: el Señor, el Maestro, «me pide de beber.

  1. Tiene, por lo tanto, sed como yo.
  2. Tiene mi sed.
  3. ¡Estás cerca de mí realmente, Señor! Estas vinculado a mi pobreza —¡no me lo puedo creer!— me has tomado desde abajo, desde lo más bajo de mí mismo, donde nadie puede alcanzarme» (P.
  4. Mazzolari, La Samaritana, Bolonia 2022, 55-56).
  5. Y tú viniste a mí, desde abajo, y me tomaste desde allí, porque tenías, y tienes, sed de mí.
You might be interested:  Descargar Whatsapp Plus Última Versión 2023

La sed de Jesús, de hecho, no es solo física, expresa las sequedades más profundas de nuestra vida: es sobre todo la sed de nuestro amor, Es más que un mendigo, está sediento de nuestro amor. Y emergerá en el momento culminante de la pasión, en la cruz; allí, antes de morir, Jesús dirá: «Tengo sed» ( Jn 19,28).

Esa sed de amor que lo llevó a descender, a abajarse, a ser uno de nosotros. Pero el Señor, que pide beber, es Aquel que da de beber: al encontrarse con la samaritana le habla del agua viva del Espíritu Santo y desde la cruz derrama sangre y agua desde su costado atravesado (cf. Jn 19,34). Jesús, sediento de amor, sacia nuestra sed con amor.

Y hace con nosotros como con la samaritana: se acerca a nosotros en lo cotidiano, comparte nuestra sed, nos promete el agua viva que hace brotar en nosotros la vida eterna (cf. Jn 4,14). Dame de beber, Hay un segundo aspecto. Estas palabras no son solo la petición de Jesús a la samaritana, sino un llamamiento —a veces silencioso— que cada día se eleva hacia nosotros y nos pide que nos hagamos cargo de la sed ajena,

Dame de beber nos dicen quienes —en la familia, en el lugar de trabajo, en el resto de lugares que frecuentamos— tienen sed de cercanía, de atención, de escucha; nos lo dice quien tiene sed de la Palabra de Dios y necesita encontrar en la Iglesia un oasis donde beber. Dame de beber es el llamamiento de nuestra sociedad, donde la prisa, la carrera por el consumo y, sobre todo, la indiferencia, esta cultura de la indiferencia, generan aridez y vacío interior.

Y —no lo olvidemos— dame de beber es el grito de tantos hermanos y hermanas a los que les falta el agua para vivir, mientras se sigue contaminando y estropeando nuestra casa común; también ella agotada y reseca, “tiene sed”. Frente a estos desafíos, el Evangelio de hoy nos ofrece a cada uno de nosotros el agua viva que puede hacer que nos convirtamos en fuente de refrigerio para los demás.

Y entonces, como la samaritana, que dejó su ánfora en el pozo y fue a llamar a la gente del pueblo (cf.v.28), tampoco nosotros pensaremos solo en saciar nuestra sed, nuestra sed material, intelectual o cultural, sino que, con la alegría de haber encontrado al Señor, podremos saciar la sed de los demás: dar sentido a la vida de los demás, no como amos sino como servidores de esta Palabra de Dios que ha despertado nuestra sed, que continuamente nos la despierta; podremos entender su sed y compartir el amor que Él nos dio a nosotros.

Se me ocurre hacer esta pregunta, a mí y a vosotros: ¿Somos capaces de entender la sed de los demás? ¿La sed de la gente, la sed de tantos en mi familia, en mi barrio? Hoy podemos preguntarnos: ¿Tengo sed de Dios, me doy cuenta de que necesito su amor como el agua para vivir? Y después, yo que estoy sediento, ¿me preocupo de la sed de los demás, la sed espiritual, la sed material? Que la Virgen interceda por nosotros y nos sostenga en el camino.

  1. Después del Ángelus ¡Queridos hermanos y hermanas! Os saludo a todos vosotros, romanos y peregrinos de tantos países, en particular a los fieles llegados de Madrid y de Split.
  2. Saludo a los grupos parroquiales de Padua, Caerano San Marco, Bagolino, Formia y Sant’Ireneo de Roma.
  3. El viernes próximo, 17 de marzo, y el sábado 18 se renovará en toda la Iglesia la iniciativa “24 horas para el Señor”: un tiempo dedicado a la oración de adoración y al sacramento de la Reconciliación.

En la tarde del viernes iré a una parroquia romana para la celebración penitencial. Hace un año, en este contexto, llevamos a cabo el solemne Acto de Consagración al Corazón Inmaculado de María, invocando el don de la paz. Que nuestro ruego no decaiga, que no vacile nuestra esperanza.

  1. El Señor escucha siempre las súplicas que su pueblo le dirige por la intercesión de la Virgen Madre.
  2. Permanezcamos unidos en la fe y en la solidaridad con nuestros hermanos que sufren a causa de la guerra; sobre todo no olvidemos al martirizado pueblo ucraniano.
  3. Os deseo a todos un feliz domingo.
  4. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí.

¡Buen almuerzo y hasta pronto!

¿Que nos enseña el Evangelio de este domingo?

Evangelios del domingo comentados. Julio de 2023

  • 2 de julio de 2023
  • 13º Domingo del Tiempo Ordinario
  • “No es digno de mí” (Mt 10, 37-42)

Tienes que hacer porque sea el Corazón de Jesús quien ame en ti. Si tú le dejas, será su Amor el que desborde en el tuyo y alcance a los demás. Pero para llegar a esto, a amar a tus amigos, a tus enemigos, a tus familiares y a los que apenas conoces tienes que estar muy unido a Dios con tu oración, con tu lectura orante asidua de la Palabra y tu vida sacramental.

  1. 9 de julio de 2023
  2. 14º Domingo del Tiempo Ordinario
  3. “Nadie conoce al Padre sino el Hijo” (Mt 11,25-30)

No se conoce más a Dios por estudiar teología, podemos aprender las cosas referentes a Dios pero no conocer a Dios. En este evangelio se nos dice que “nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”. Por tanto no es cuestión de estudio sino de revelación.

  • Y, ¿cómo revela el Hijo al Padre? Cuando Cristo revela al Padre, no emplea palabras, se sirve del Espíritu, quien sondea nuestro interior y allí en lo profundo graba su impronta, la noticia del Padre, sin mediación de palabra humana.
  • El hombre conoce sin saber cómo conoce, y se le hace difícil expresarlo, porque no se ha utilizado palabra alguna.

Es un conocimiento que sobrepasa el saber adquirido. Pídele a Jesús que te revele al Padre en la oración.

  • 16 de julio de 2023
  • 15º Domingo del Tiempo Ordinario
  • “Salió el sembrador a sembrar” (Mt 13,1-9)

La santidad no es el fruto de un esfuerzo, no te equivoques, con esfuerzo podemos ser buenos, pero para ser santos se necesita algo más. Cuando Jesús nos dice en la parábola “que salió el sembrador a sembrar” nos está queriendo decir que la siembra y el cuidado de la semilla requieren esfuerzo pero sin semilla no hay planta.

Esto nos enseña algo muy importante, que no serás santo por mucho que te esfuerces sin la Palabra de Dios y los sacramentos. Ellos son la semilla en tu alma, así que medita la Palabra, acude a la confesión, comulga con la frecuencia que puedas. Y solo después esfuérzate por mejorar. Veras como todo es mucho más fácil y tu vida será fecunda.

¡Aspira al ciento por uno!

  1. 23 de julio de 2023
  2. 16º Domingo del Tiempo Ordinario
  3. “Al recoger la cizaña puedes arrancar también el trigo” (Mt 13,24-30)

Enseguida queremos erradicar lo que no nos gusta. Cuando nos duele algo, intentamos calmar el dolor; cuando alguien nos molesta, nos apartamos de él o la esquivamos; con las tentaciones nos impacientamos porque nos asedian continuamente, nos irritan las contrariedades, las injusticias, las incomprensiones.

Y aunque Dios no quiere que amemos el mal, nos quiere conviviendo entre imperfecciones para que aprendamos a tener paciencia en este mundo y pueda coronar nuestras luchas con su victoria. Es importante aprender que la perfección es para el Cielo, y que debo amarme con mis miserias y a los demás aceptarles y quererles como son.

Llegará el día en “que el trigo sea almacenado en el granero”.30 de julio de 2023 17º Domingo del Tiempo Ordinario “Lleno de alegría” (Mt 13, 44-52) Cuando uno encuentra un tesoro se llena de alegría. El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo, quien lo encuentra se llena de alegría.

  • Para comprar el campo esta persona vende con prisas lo que tiene porque su único pensamiento está en adquirirlo.
  • Sabe que eso será su gozo.
  • En la vida pasa lo mismo, para alcanzar el Cielo uno ya lo disfruta por anticipado haciendo aquello que sabe que le ayudará a adquirirlo pensando en la dicha que esto le proporcionará.

Esto es lo que llamamos esperanza. Para alcanzar el Cielo hay que renunciar a muchas cosas, pero muchos sueñan en adquirirlo sin renuncias, llevan una vida burguesa entregados a devociones que les hacen sentirse bien y merecedores del Cielo y esos no llegarán.

¿Qué dijo Jesús sobre el domingo?

Las bendiciones que se reciben al santificar el día de reposo –

¿Cuáles son algunas de las bendiciones que recibimos cuando santificamos el día de reposo?

Al honrar el día de reposo, podemos recibir grandes bendiciones tanto espirituales como temporales. El Señor dijo que si guardábamos el día de reposo con gratitud y alegría, nos sentiríamos colmados de gozo. Él nos prometió: “la abundancia de la tierra será vuestra ya sea para alimento, o vestidura, o casas, alfolíes, huertos, jardines o viñas; “sí, todas las cosas que de la tierra salen, en su sazón, son hechas para el beneficio y el uso del hombre, tanto para agradar la vista como para alegrar el corazón; “sí, para ser alimento y vestidura, para gustar y oler, para vigorizar el cuerpo y animar el alma” ( D.

You might be interested:  Cortes Y Color De Pelo 2023

¿Que deben hacer los cristianos el día domingo?

El día de reposo es sagrado – En el principio, el Señor trabajó seis días creando la tierra, pero descansó el día séptimo (véase Génesis 2:2–3) y lo llamó el día de reposo. Él mismo nos mostró con su ejemplo que deberíamos honrar el día de reposo descansando de toda obra.

Desde el principio, Dios ha esperado que nosotros, Sus hijos, le dediquemos un día de la semana a Él. Antes del tiempo de Cristo, se observaba el día de reposo en el séptimo día, pero después de la resurrección de Cristo se cambió al primer día de la semana (véase Hechos 20:7). Se llamó el día del Señor (véase Apocalipsis 1:10) en honor al día de Su resurrección en ese día (véase Juan 20:1).

Por lo tanto, Cristo es el Señor del día de reposo (véase Marcos 2:27–28), y como tal, Él nos dio el mandamiento de guardar ” día santo” (D. y C.59:9–13). En la época de Moisés, el Señor realzó la importancia de guardar el día de reposo al incluirlo entre los Diez Mandamientos.

  1. Lea Éxodo 20:8–11.
  2. El Señor le hizo saber al pueblo de Israel que el día de reposo era muy importante y que su obediencia en guardarlo sagrado era una señal de fidelidad hacia Él (véase Éxodo 31:12–17).
  3. Hasta el tiempo de Jesucristo, el día de reposo fue observado tal cual el Señor lo mandó y como lo explican las Escrituras.

Fue en esos siglos que muchos líderes religiosos faltos de inspiración pusieron restricciones acerca de lo que la persona podía hacer en el día de reposo. Por ejemplo, enseñaron que no se podía encender ni apagar ningún fuego en el día de reposo; la única manera de desatar un nudo era hacerlo con una sola mano; una milla era la máxima distancia que se podía caminar.

  • No se podían fijar (poner en su lugar) los huesos rotos sino hasta después del día de reposo.
  • Llegó a ser tan difícil para la gente obedecer estas reglas que se olvidaron del verdadero propósito del día de reposo; en vez de ser una bendición y un gozo, el día de reposo llegó a ser una carga.
  • ¿De qué manera olvidan algunas personas en la actualidad el verdadero propósito del día de reposo? El presidente George Albert Smith nos explicó cuál debería ser nuestra actitud con respecto al día de reposo: “El Señor apartó un día de los siete, no para que fuera una carga, sino para darnos gozo y permitir que nuestro hogar fuera el lugar de reunión de la familia al aumentar el amor del uno por el otro” ( Improvement Era, enero de 1949, pág.9).

¿Cómo puede traernos gozo el día de reposo? El Señor ha revelado que Él bendijo y santificó el día de reposo. En este día debemos descansar de todo nuestro trabajo, dejar las preocupaciones y las labores. Es un día en que podemos agradecer al Señor por Sus muchas bendiciones de salud, fortaleza, consuelo y gozo espiritual.

¿Qué se hace antes de la lectura del Evangelio?

La regla actual sobre la Aclamación antes del Evangelio Es la celebración de la llegada de Jesucristo entre nosotros por medio de su palabra, proclamada por el Diácono o el Sacerdote. La instrucción del rito va más allá y dice que la aclamación es una declaración de credo, una declaración de fe en Jesús.

¿Cómo se puede orar a Dios?

¿Cómo debemos orar? – No importa dónde estemos, ya sea que estemos de pie o arrodillados; ya sea que oremos verbalmente o en silencio, en forma individual o a favor de un grupo, debemos siempre hacerlo con fe, “con un corazón sincero, con verdadera intención” ( Moroni 10:4 ).

  1. Al orar a nuestro Padre Celestial, debemos decirle lo que realmente sentimos en el corazón, confiar en Él, pedirle perdón, suplicarle, agradecerle y expresarle nuestro amor.
  2. No debemos repetir palabras ni frases sin sentido (véase Mateo 6:7–8 ).
  3. Siempre debemos pedir que se haga Su voluntad, recordando que a veces lo que deseamos no es lo mejor para nosotros (véase 3 Nefi 18:20 ).

Al terminar la oración, debemos hacerlo en el nombre de Jesucristo (véase 3 Nefi 18:19 ).

¿Cuál es la palabra de Dios?

La Biblia como libro es ‘Palabra de Dios’, porque antes la vida ha sido ‘Palabra de Dios’. Nosotros los cristianos creemos con Jesús y sus apóstoles, con la Iglesia, que la Biblia entera es ‘Palabra de Dios’. pero también no podemos dejar de ver que la Biblia es también ‘palabra de hombres’.

¿Cuándo es el tercer domingo de Cuaresma 2023?

TERCER DOMINGO DE CUARESMA ( Marzo 12, 2023) — Oblates of St. Francis de Sales.

¿Qué nos dice la cita bíblica de Jn 4 5 42?

‘. Jesús le respondió: ‘El que beba de esta agua tendrá nuevamente sed, pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna’.

¿Qué se celebra el tercer domingo de Cuaresma?

Hoy 15 de marzo, en este tercer domingo de Cuaresma aparece la Samaritana. Es el encuentro entre la sed de Jesús y la sed de una mujer que llevaba una vida desordenada. Jesús tiene sed, está cansado, y le pide a la samaritana de beber.

¿Cuál es el Salmo del día de hoy?

Salmo de Hoy Tu gran amor lo tengo presente, y siempre ando en tu verdad. Yo no convivo con los mentirosos, ni me junto con los hipócritas; aborrezco la compañía de los malvados; no cultivo la amistad de los perversos.

¿Cuál es el evangelio del 12 de junio?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,1-12 – En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

  1. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
  2. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
  3. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
  4. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
  5. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier moco por mi causa.

¿Qué dice el santo Evangelio según Mateo 13 12?

1 Y aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.2 Y se congregó junto a él mucha gente; y entrando él en una barca, se sentó, y toda la gente estaba en la ribera.3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y se la comieron.5 Y parte cayó en a pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó enseguida, porque no tenía profundidad de tierra; 6 mas cuando salió el sol, se quemó; y se secó, porque no tenía raíz.7 Y parte cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron.8 Y parte cayó en buena tierra y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta y cuál a treinta por uno.9 El que tiene oídos para oír, oiga.10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por a parábolas ? 11 Y él, respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es concedido saber los a misterios del reino de los cielos, pero a ellos no les es concedido.12 a Porque a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.13 Por eso les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden.14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De a oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis.15 Porque el a corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y b han cerrado sus ojos, no sea que vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan con el corazón, y se conviertan, y yo los c sane,16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.17 Porque de cierto os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la a entiende, viene el malo y b arrebata lo que fue sembrado en su corazón; este es el que fue sembrado junto al camino.20 Y el que fue sembrado en pedregales, este es el que oye la palabra y de inmediato la recibe con gozo.21 Pero no tiene raíz en sí, sino que es temporal, y cuando viene la a aflicción o la b persecución por la palabra, enseguida c se ofende,22 Y el que fue sembrado entre espinos, este es el que oye la palabra; pero a el afán de este mundo y el b engaño de las c riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, este es el que oye y a entiende la palabra, y el que da b fruto ; y da uno a ciento, y otro a sesenta y otro a treinta por uno.24 Les refirió otra a parábola, diciendo: El b reino de los cielos es semejante al hombre que sembró buena c semilla en su campo.25 Pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró a cizaña entre el trigo, y se fue.26 Y cuando la hierba brotó y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.27 Y viniendo los siervos del padre de familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? 28 Y él les dijo: Un enemigo ha hecho esto.

You might be interested:  Cuando Empiezan Las Clases 2023 Salta

Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? 29 Y él dijo: No; no sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la a siega ; y al tiempo de la siega, yo diré a los segadores: Recoged b primero la cizaña y atadla en manojos para c quemarla ; pero recoged el trigo en mi alfolí.31 Otra parábola les relató, diciendo: El reino de los cielos es semejante al a grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo.32 A la verdad es la más pequeña de todas las semillas, mas cuando ha crecido es la mayor de las hortalizas y se hace árbol, y vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.33 Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo quedó leudado.34 Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba, 35 para que se cumpliese lo que fue dicho por medio del profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas a escondidas desde la fundación del mundo.36 Entonces, una vez despedida la gente, Jesús entró en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la a cizaña del campo.37 Y, respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; 38 y el campo es el mundo; y la buena semilla son los hijos del reino, y la a cizaña son los hijos del malo; 39 y el enemigo que la sembró es el diablo; a y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.40 De manera que, como se arranca la cizaña y se quema en el fuego, así será en el a fin de este mundo.41 El Hijo del Hombre enviará a sus a ángeles, y recogerán de su reino a todos los que causan tropiezo y a los que hacen iniquidad, 42 y los echarán al horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes.43 Entonces los a justos b resplandecerán como el c sol en el reino de su Padre.

El que tiene oídos para oír, oiga.44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla y lo esconde de nuevo; y lleno de gozo por ello, va y vende todo lo que tiene y compra aquel campo.45 También el reino de los cielos es semejante al mercader que busca buenas perlas, 46 y que, habiendo hallado una a perla de gran precio, fue y b vendió todo lo que tenía y la compró.47 Asimismo, el reino de los cielos es semejante a una red que, echada al mar, a recoge toda clase de peces, 48 la cual, una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas y lo malo echan fuera.49 Así será el fin del a mundo : saldrán los ángeles y b apartarán a los malos de entre los justos, 50 a y los echarán al horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes.51 Les dijo Jesús: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.52 Y él les dijo: Por eso, todo a escriba que llega a ser discípulo en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.53 Y aconteció que, cuando Jesús terminó estas parábolas, partió de allí.54 Y al llegar a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que ellos estaban a atónitos y decían: ¿De dónde saca este esta sabiduría y estas obras maravillosas? 55 ¿No es este el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre a María, y sus hermanos Jacobo, y José, y Simón y Judas? 56 ¿Y no están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, saca este todas estas cosas? 57 Y a se escandalizaban de él.

¿Que se lee el primer domingo de Adviento?

Suscríbete a ACI Prensa – Recibe nuestras noticias más importantes por email MONITOR: Hoy, al iniciar el Adviento, comenzamos un nuevo año litúrgico. El Adviento es un tiempo especial de preparación y espera. Iremos encendiendo, semana tras semana, las cuatro velas de esta corona como un símbolo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad.

Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que irrumpe para disipar las tinieblas que nos rodean. El color verde que caracteriza a la corona simboliza la vida y la esperanza que Él, Dios hecho niño, viene a traernos. LECTOR: Lectura del libro del profeta Isaías: “Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti.

Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece”. MONITOR: Nos recogemos unos instantes en silencio e inclinando nuestras cabezas vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento.

Oremos. LECTOR (o lectores que se repartan esta oración) : La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo ante tu Hijo, el Señor Jesús, que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que yacemos en las tinieblas, de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona con ramos del bosque y la ha adornado con luces.

Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor, que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de Aquel que, por ser la Luz del mundo, iluminará todas las oscuridades.

Un primer lucero se enciende anunciando al Rey que viene, preparad corazones, allánense los senderos.

MONITOR: Pidamos al Señor que fortalezca nuestra fe en este tiempo y elevemos nuestras peticiones con confianza. Los que deseen pueden hacer en este momento sus peticiones. Se reza un Padrenuestro, Avemaría y Gloria. TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Más recursos:

  • ¿Qué es el Adviento?
  • La Corona de Adviento
  • Bendición de la Corona de Adviento
  • Esquema del Adviento 2022
  • Ideas para vivir el Adviento
  • Rosario de Adviento
  • Adviento en la Enciclopedia Católica
  • Liturgias Familiares de Adviento
  • Calendario Litúrgico de Adviento 2022
  • Los Personajes del Adviento
  • Historias para compartir sobre el Adviento
  • Reflexiones y Catequesis de Adviento
  • Recursos teológicos y litúrgicos
  • Lecturas de los Padres de la Iglesia
  • Especial de Adviento

¿Cuál fue el Evangelio del domingo 19?

Evangelio – Lectura del santo evangelio según san Juan (9,1.6-9.13-17.34-38): En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).» Él fue, se lavó, y volvió con vista.

  • Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: «¿No es ése el que se sentaba a pedir?» Unos decían: «El mismo.» Otros decían: «No es él, pero se le parece.» Él respondía: «Soy yo.» Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego.
  • Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos.

También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista. Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.» Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.» Otros replicaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?» Y estaban divididos.

Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?» Él contestó: «Que es un profeta.» Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?» Y lo expulsaron. Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?» Él contestó: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?» Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.» Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

Palabra del Señor

Proudly powered by WordPress | Theme: Code Blog by Crimson Themes.